La factura energética sectorial en 2023 dobló la factura pre-COVID

ASCER ha elaborado su informe anual sobre producción, consumo energético, emisiones de CO2 y factura del que se extrae que la factura energética del sector en 2023 ha sido de 1.031 millones de Euros, con un descenso del -38,7% respecto a 2022 cuando se registró el mayor importe de la historia (1.682 M€). La factura energética de 2023 sigue siendo más del doble de lo que se pagaba antes del COVID (104% más vs 2019) con una producción de 116 millones de m2 menos.

El peso del coste de la energía en 2023 se estima que supuso el 21% de la facturación total. El consumo energético sectorial decrece en paralelo a la reducción de la producción (-18% gas y -16,6% electricidad).

Las emisiones de CO2 se reducen un 19%, en línea con la reducción del consumo de gas en el sector. Esta reducción ha provocado que el déficit entre asignaciones gratuitas y emisiones haya sido pequeño comparado con años anteriores y el coste sectorial haya disminuido. La factura estimada de CO2 en 2023 ha sido de 12 M€ (-78%) con un precio medio de derecho de emisión de 83,47 €/tn (+3%).

Las emisiones del sector se han reducido un 30% respecto a 2021 y un 48% respecto a 2005 lo que nos sitúa a 14 puntos de alcanzar el cumplimiento del objetivo de descarbonización sectorial para 2030. Sin embargo, tal y como se refleja en los datos, el único escenario posible en la actualidad de reducción de emisiones con la tecnología actual es la reducción de producción, con la consecuente destrucción de puestos de trabajo y riqueza.

El vector energético más viable en la actualidad para la sustitución del gas natural es el biometano, sin embargo, se requiere una mayor ambición en el despliegue de plantas de producción de biometano para dar una respuesta eficiente a la descarbonización de nuestro modelo productivo.

Este informe se ha elaborado en base a datos extraídos de una encuesta interna de ASCER realizada entre sus empresas asociadas.
Resumen infográfico